ENGAÑITOS NO, ESO NO SE VALE

 

test_ingenuidad

Cuando Máximo Delgado se graduó ya nadie usaba ese nombre para referirse a él, se había convertido simplemente en  ¨Raya de Lápiz¨ una referencia burlona a su delgadez extrema. Lo ubicaron en un taller de locomotoras para sus prácticas como soldador pailero y allí, una vez descubierta su proverbial ingenuidad, fue objeto de numerosas chanzas muy comunes cuando se trata de novatos de fácil manejo.

Lo primero fue mandarlo al Pañol, con una notica manuscrita donde se pedía: ¨FAVOR DE ENTREGARLE AL ¨RAYA¨, UNA GRÚA VIAJERA¨, el pañolero, un viejo con malas pulgas y cansado de aquellas bromas que le hacían perder el tiempo, le encasquetó sobre el hombro al desdichado Fermín, un lingote de hierro que pesaba dos veces lo que el muchacho, mientras a duras penas los demás contenían la risa al verlo tambalearse en aquel esfuerzo inútil.

Durante la última Escuela al Campo en la que tomé parte, resultó célebre el engaño practicado contra Leticia Plástico, una muchachita a quien sus padres había criado de forma aséptica y que jamás entró en contacto con el mundo vegetal, ni en la comida, pues aborrecía las ensaladas. El piquete se puso para la ingenua y una tarde le hicieron deshierbar con un pesado azadón los troncos de arbustos inútiles, haciéndole creer que se trataba de un sembradío de MACARRONES.

Josefina, más conocida por ¨Aurika Triste¨ pasó el resto de su vida maldiciendo el día en que creyó en la palabra de un presunto curandero, que le prometió lavar todos sus pecados (algo que habría demandado algunas toneladas de detergentes) y para cumplir su empeño le solicitó: una gallina blanca, el corazón de una iguana y el motor de una lavadora Rusa. La mujer cumplió y el hombre se perdió, solo algunos testigos lo vieron subir a un camión con un ventilador artesanal a cuestas.

Puede que estas sean inocencias auténticas, como otras muchas cuyo daño no trasciende casi nunca a dos o tres personas; sin embargo, existen las más costosas e incluso aquellas que son verdaderas actuaciones, falsas actitudes que esconden intenciones perversas o simples complicidades con enemigos astutos.

La maldad necesita plantar ingenuidades y estas semientes vienen casi siempre disfrazadas. Cuando se trata de fines políticos, detectarlas es en ocasiones complicado pero imprescindible porque en medio de la cruda guerra de ideas y símbolos que hoy se desarrolla a nivel global y contra Cuba de manera especial, omitirlas lleva irremediablemente a consecuencias funestas.

En los últimos tiempos han aparecido algunas tendencias a considerar inofensivo el ropaje lanudo del conocido lobo, ese que nos quiere imponer su bandera y cambiarnos la historia, ante lo cual es bueno recordar el refrán: ¨ De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno¨ o aquello que reza: ¨Cuando tu enemigo hable bien de ti, preocúpate¨ y si los que siempre han querido comerse el conejo, se aparecen regalándole zanahorias supuestamente a cambio de nada, es casi seguro el animalito, si no está atento, termine en un apetitoso plato de FRICASÉ DE CONEJO INGENUO.

Anuncios

Un comentario sobre “ENGAÑITOS NO, ESO NO SE VALE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s