BULLYING

 

índice

Cundo la gordita Caridad se rajó a dar gritos debajo de la mata de Algarrobo, allá en mi lejana escuela primaria; era testigo, sin yo saberlo, de la primera consecuencia del Bullying escolar en mi historia.

La pobre niña con sus libras de más, había descubierto que los muchachos, ante la amenaza del maestro de mancharles el expediente si le decían gorda, habían decidido apodarla como ¨Cacha¨, diminutivo de su nombre de pila lo cual los salvaba de la reprimendas del docente, pero por desgracia para ella resulta que era hija de Parmenio Lote y Manuelita Blanco y así las cosas ahora sería Cacha Lote Blanco, motivo de su amargura.

Nosotros no sabíamos de la existencia de ese término y cualquier manifestación que ahora se engloba dentro de él era conocida simplemente como una burla y en caso extremo un abuso. Pero la verdad es que siempre existió esa negativa tendencia de coger para el trajín a los desfavorecidos, ya fuera por apariencia física, nivel intelectual o situaciones familiares, entre otros demonios.

Durante la enseñanza primaria los maestros suelen estar más atentos y detectar muchas veces los síntomas del mal, pero al llegar la secundaria la cosa va cambiando y como el número de docentes es mayor pero el de estudiantes lo es mucho más, se crea una especie de desconexión de aquella relación maestro – niño y los adolescentes actúan con menos ¨vigilancia¨ lo que permite que aflore la susodicha situación.

Yo fui testigo del casi suicidio de Alexander ¨La Tetera¨, mote que se ganó cuando le descubrieron un biberón con yogurt dentro de la carpeta, con su teterita y todo, recipiente de alto valor sentimental que lo había acompañado desde sus primeras perretas nocturnas cuando bebé y que ahora utilizaba a hurtadillas en el baño de la escuela a la hora del receso, lugar donde fue descubierto con las manos en la masa (o en el pomo) nada menos que por Raizon ¨Matraquilla¨ una verdadera figura del Bullying local.

Más tarde acosaron sin tregua a Maurito alias ¨Calcañal de Azufre¨ acusado – no tan injustamente – de un tufito bastante agresivo dentro de los zapatos, al extremo que el pobre se fue con nosotros a la Escuela al Campo y dormía sin quitarse las botas, alegando un supuesto temor de que se quemara el campamento y no le diera tiempo de acordonar el calzado.

Y aunque aquellas situaciones, como se dice, no fue sangre que llegara al río, lo cierto es que el tema no pierde vigencia y sus consecuencias siguen siendo nefastas, sobre todo si la morbosidad alcanza limites extremos y aparece además la violencia física, algo de lo cual nuestras escuelas no están ajenas, aun cuando fomentemos en ellas conductas solidarias y normas de comportamiento distanciadas del racismo, la exclusión o la homofobia.

Anuncios

Un comentario sobre “BULLYING

  1. Es uno de los males del periodo estudiantil. Pero lo peor, es el descontrol por parte del porofesorado y el manejo de las situaciones que se crean, por parte de quienes deben impartir la justicia y la educación. Crear un ambiente de confianza y comunicación entre el estudiantado y sus profesores, podría ser uan de las soluciones a este mal que tantas y tantas víctimas ya va cobrando. Son víctima silenciosas. Y es parte de la naturaleza humana, claro está, no es un comportamiento para nada traído de otros lugares. Incluso en lugares con una disciplina férrea también ocurre. Y es que hay una tendencia natural, que se agrava o no por la pemisividad, la falta de límites, la sobreprotección, y esos malos hábitos en la eduación familiar desde los primeros años de vida del infante, de ser agresivos y fastidiar a los demás. Y se reafirma a esa edad tan compleja como la adolescencia en la que necesitamos reafirmar lo que somos, quiénes somos, y nuestro lugar en la sociedad. A mí mismo, por ejemplo, nunca fuí víctima de la praxis de este fenómeno actitud disocial, pero me tenían varios apodos que me gritaban a viva voz a toda hora porque era un muchacho solitario, callado, casi invisible, me decían: Pipo Quijá, y, también, Vasily Memboza. Ya en la ENA, el apodo me era mucho más aceptable pues venía de profesores y estudiantes del ISA, me decían El Frikki.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s