RUIDOS

  Cuando Cesar Góngora, apodado el Huracán por su notable recta beisbolera en las lides del barrio, le mató el gallo a Juana Eumelia con una certera pedrada en la cabeza, se registraba la primera secuela de los efectos del ruido en la estabilidad emocional de las personas en mi pueblo natal. El pobre animalito … Continúa leyendo RUIDOS

Anuncios