CHOFERES

 

chofer

Uno de los oficios más comunes es el de chofer, en esos menesteres algunos logran un arte supremo en el volante y otros nunca llegan a perfeccionar la técnica. Están los que tienen una amplia y obligada influencia en los pasajeros como el caso de los conductores de ómnibus destinados al transporte público y otros con radios de acción más limitado al conducir vehículos ligeros de solo tres o cuatro plazas.

Dentro de nuestro día a día, hemos chocado con unos y con otros; primero están los solidarios que hicieron época en la décadas pasadas, pero que corren peligro de extinción ante la dolorosa aparición de la oferta y demanda el borde de las carreteras, allí el “poderoso caballero” pretende comprar la tradición fraterna de los cubanos y ojala el: “tírame un cabo hermano hasta la parada que viene” no se cambie definitivamente por: “ en cuánto me sale la tiradita hasta la casa de Cuco”; después pudiéramos citar a los guagüeros, tanto interprovinciales como urbanos, gente muy laboriosa pero aquejados muchas veces de un desmedido gusto por la música alta y dueños absolutos de las decisiones melódicas que obligatoriamente tienen que escuchar los usuarios de una punta a punta a otra de la isla, sin que nadie les pregunte sus preferencias entre Reggaetón Duro o apasionadas melodías de los años 70.

También están los conversadores, muy difundidos entre los taxistas, maestros del espejo retrovisor y expertos en geografía de la ciudad y algunos incluso más exactos que google map. Otros conductores he conocido como gente muy reservada y seria, antípodas de Mario, el chofer de un vecino mío, a quien su jefe encomendó recoger en el Aeropuerto a una joven con quien sostenía un romance oculto y llevarla hasta la casa de un pariente donde tendrían la cita secreta, rogando al tal Mayito que por favor solo se limitara a trasladarle en clave la confirmación de que la novia ya estaba en el lugar pactado, cambiando el nombre de la mujer por la palabra “encargo” a través de la planta de radio intercomunicadora que funcionaba en los vehículos y oficinas  de su Empresa. El hombre al timón cumplió la tarea y todo marchaba bien hasta que entabló el siguiente dialogo con la oficina del jefe:  AQUÍ MAYITO PARA JEFE, CAMBIO…. AQUÍ MAYITO PARA JEFE, CAMBIO y el otro respondió algo nervioso a sabiendas de que decenas de personas escuchaban sus voces: ADELANTE MAYITO…ADELANTE, se hizo un silencio breve y luego la bomba: JEFE MISIÓN CUMPLIDA RECOGÍ EL “ENCARGO” EN EL LUGAR PACTADO, TODO BIEN, ESTÁ FELIZ, YA SE ESTÁ BAÑANDO EN CASA DE LOS PARIENTES.

Anuncios

3 comentarios sobre “CHOFERES

  1. Todos conocemos a ciertos compañeros así 🙂 Otro jefe conocido de la zona, tenía uno apodado “mimi” y las conversaciones por las plantas eran de lo más entretenidas, parecían una pareja. Mimi, recuerda recogerme el encargo. Buen artículo. Ojalá los compañeros aludidos lo puedan leer

    Me gusta

  2. Un texto de mucho humor donde se juntan talento, buena narrativa y una moraleja al final del mismo. Así han de ser los buenos textos. Diáfanos y conlcuyentes. Que consigan llegar al final de lo que cuentan sin hacerles perder tiempo al lector para que gane así en adeptos, críticas y algo de divulgación. Pero, por sobre todo, que ayude a que la realidad sea perfeccionada. La realidad real, digo, no la vivencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s