MONO-NEURONALES

images (1)

 Cuando nacemos el cerebro infantil es como una computadora recién comprada, con sus discos apenas ocupados por los “sistemas operativos” más elementales, que nos permiten comenzar esa travesía maravillosa que es la vida.

Es un engranaje fantástico que la naturaleza pone a disposición de todos y que se ha de nutrir con nuestras experiencias y conocimientos, para poco a poco ir llenado de “archivos” los infinitos espacios de almacenaje que muchas veces quedan subutilizados, como esas modernas PC que hacen gala de poderosas capacidades de memoria y que son sencillamente usadas como elementales máquinas de escribir o artilugios para jugar y ver videos.

Es real que no todos los cerebros son iguales y también es verdad que algunos parecen no tener ni uno pequeño; digamos que ni un cachito de neuronas, son lo que solemos llamar mono-neuronales, de ese tipo de gente he conocido ejemplares que van desde el nivel local, hasta el internacional; empezando por Luperio el bodeguero, que nunca “entendió” eso de las 16 onzas por libra y se aferró a las 14 a pesar de las inspecciones, la policía y los contralores, personaje al que nadie le pudo hacer entender  que Conejera no es lo mismo que Cojonera o que Perturbación no es Masturbación y terminando por Donald Trump, que solo hace unos meses expresó que Puerto Rico “es una isla, rodeada de agua, de un océano” así como dijo que: “No sabía que hay tantos países en el mundo hasta ganar las elecciones”

Lo del bodeguero es lamentable, pero no pasa de poner en riesgo algún que otro potaje cuando le “aplica la pesa” a los frijoles del mes, pero lo del Pelirrojo sí que es peligroso, no sea que se le fastidie la neuronita que más o menos le pincha un poquito y el tipo termine como Calígula que quiso nombrar cónsul a Incitato, su caballo preferido, aunque bueno va y al mundo le va mejor con un potro decente y mejor educado.

Nada, que al cerebro hay que cuidarlo, para que no nos pasen gatos por liebres; lo cual, a pesar de nuestra experiencia de pasar pollo por pescado, no deja de ser un riesgo. Por eso cuando dejamos de leer o cuando renunciamos a saborear las complejidades intelectuales que se esconden en una buena película, o cuando se extingue el portento de escuchar una canción inteligente y la vida va reduciendo sus fronteras hasta cercar el intelecto en el perímetro de lo banal , entonces una parte importante del cerebro comienza a morir y en esa necrosis sucumbe también la conversación creativa y diversa, la interpretación del arte, el sentido del humor, la agudeza del razonamiento, la poesía e incluso hasta el amor.

Un comentario sobre “MONO-NEURONALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s