PAPÁ NOEL EN LA BICICLETA

images (1)

En mi pueblo natal no conocíamos mucho a Papá Noel, nunca fue un personaje de nuestra infancia; pudiera ser que en los diciembres de mi niñez, que para entonces eran bastante lloviosos, los trillos se pusieran en verdad fangosos y la cosa se le ponía mala al trineo o puede que también con el jodido calor que siempre hace en oriente, al viejo le resultara un fastidio eso de andar forrado de abrigos y gorros dando tumbos por aquellos caminos, pero la realidad es que el tipo no se apegaba mucho a nuestra idiosincrasia ni a nuestro clima, que si todavía hubiera llegado en camiseta con un par de caballos y un coche pues a lo mejor lo hubiéramos incorporado mejor al piquete.

Ahora es asombroso como de poquito en poquito, nos están poblando la vida de costumbres y rituales que apuntalan la cultura de otros patios en detrimento de la nuestra, yo he visto hasta un par de viejas fajadas en la farmacia por ligar dos o tres paquetes de algodón extra para “ponerle la nieve al arbolito” oiga le zumba el mango y además le ponen la cosa mala a cualquiera porque se te aparecen los niños dando tangana para que además le armes la dotación completa y allá va papá, mamá y hasta los abuelos  a perder una jornada de trabajo buscando un par de renos aunque sea debajo de la tierra.

Lo más curiosos del asunto es que a nadie se le ocurre inclinarse por alguna costumbre o ritual de los indios, de los persas, de los chinos o de los incas, la cosa tiene que venir del norte y si allí decapitan un infeliz guanajo (Pavo) por el día de acción de gracias, es porque sus razones nacionales tendrán lo cual no significa (y está sucediendo ya) que andemos ahora los cubanos machete en mano y a degüello con los pobres animalitos. Tampoco es muy lógico seguirle la rima a la noche de brujas que ahora prolifera y casi nadie sabe por qué y para qué se hace, creo que de niño esa hubiera sido tal vez la costumbre que menos trabajo me habría dado porque tenía un par de vecinas que no fueron contratadas para el rol negativo en Blancanieves   por cuestiones de subdesarrollo.

 Es verdad que los tiempos van cambiando, pero también es una verdad mayor   si decimos   que los tiempos nos los van cambiando y a cada rato me pongo a pensar que para felicidad de miles de puerquitos si no nos ponemos duros en unos años la fiesta del 31 de diciembre pasa de rol protagónico a segundón de la película y otras festividades menos tradicionales se llevan el “OSCAR” Oh perdón, me deje llevar por la influencias, debí decir se llevan el gato al agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s